10 habilidades blandas para ser un buen nutriólogo

Cuando te estás capacitando para una nueva profesión, a menudo hay mucho énfasis en las habilidades técnicas. Nadie quiere un programador de computadoras que no sepa codificar, un contador no llegará muy lejos si no puede ayudarlo a declarar impuestos y un nutriólogo holístico necesita comprender los impactos de los alimentos en la salud.

Y si bien estos son sin duda importantes, aquí en el Instituto Edison de Nutrición también entendemos que desarrollar buenas habilidades blandas será fundamental para su éxito a medida que persigue una carrera como nutriólogo holístico registrado.

Sigue leyendo para obtener más información sobre por qué las habilidades blandas son importantes y las que creemos que son las más importantes para cualquier persona que desee una carrera en nutrición holística.

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas a veces se denominan “habilidades de personalidad”. Impactan la forma en que trabaja y cómo interactúa con sus compañeros y clientes por igual. Algunos ejemplos incluyen habilidades de comunicación y escucha, gestión del tiempo y habilidades para resolver problemas. 

También puede encontrarlas denominadas “habilidades transferibles“, ya que son más fáciles de transferir de una carrera a otra. Como ejemplo: si trabajó como cajero de banco en su carrera anterior, sus habilidades con las personas se transferirán bastante bien a su nueva carrera como nutriólogo holístico registrado. ¿Su capacidad para navegar por los sistemas informáticos de su banco? 

No tanto. Muchas habilidades también son una mezcla de duras y blandas. Si toma nuestro negocio de consultoría de bienestar por ejemplo, aprenderá cómo administrar su práctica de nutrición holística como un negocio. También obtendrá información valiosa sobre cómo administrar un negocio en general, que podría transferirse fácilmente a otra carrera.

Habilidades blandas importantes para la nutrición holística

Cuando se trata de habilidades blandas, probablemente haya algunas áreas en las que ya sea fuerte y otras en las que deba trabajar. Echemos un vistazo a por qué estos son importantes para los nutriólogos holísticos.

1. Ante todo, empatía

En cualquier función relacionada con la atención médica, la empatía es increíblemente importante. Potencialmente, verá a los clientes pasar por una amplia gama de experiencias y situaciones. Algunos enfrentarán estrés o ansiedad por cualquier problema de salud por el que los atiendan. 

Esto es especialmente cierto si toma nuestro curso de Médico holístico certificado en cáncer ; después de todo, pocos problemas de salud pueden producir tanta ansiedad como el cáncer. Mostrar empatía puede contribuir en gran medida a desarrollar relaciones de confianza con sus clientes, lo que se reflejará en qué tan bien puede ayudarlos. 

La empatía también puede ser bastante desarmante, especialmente en el caso de tratar con clientes difíciles .

2. Habilidades de comunicación claras

Escuchamos mucho sobre cómo las habilidades de comunicación son importantes, pero para aquellos en el cuidado de la salud, este es especialmente el caso. Su capacidad para comunicarse claramente con sus clientes afectará su capacidad para comprender su condición y, posteriormente, seguir adelante con sus recomendaciones.

3. Perspectiva orientada a los detalles

En cualquier profesión, es importante prestar mucha atención a los detalles. Como nutriólogo holístico, escuchar atentamente los detalles de lo que están pasando sus clientes será importante para trabajar con ellos para ayudarlos a desarrollar planes que aborden adecuadamente sus preocupaciones.

4. Habilidades de gestión del tiempo

Trabajando como nutriólogo holístico, hay muchas tareas que deberá hacer malabarismos. Por ejemplo, es posible que solo tenga una cierta cantidad de tiempo cuando vea a un cliente para una cita, y dentro del tiempo asignado deberá asegurarse de obtener toda la información que necesita para hacer las recomendaciones adecuadas. 

Cuando no está viendo clientes, puede tener una cantidad de cosas compitiendo por su tiempo, que incluyen:

• Preparar protocolos de clientes

• Llamadas de seguimiento

• Presentar documentos

• Facturación

• Reuniones con compañeros de trabajo o profesionales aliados

• Programar citas con nuevos clientes

• Leer las últimas investigaciones para mantenerse al día con las noticias y los estudios.

• Asistir a programas de educación continua. 

Dominar la gestión del tiempo contribuirá en gran medida a limitar el estrés y asegurar que cada tarea tenga el tiempo necesario para realizarla correctamente.

5. Una fuerte ética de trabajo

El cuidado de la salud puede ser un campo muy exigente. Sus clientes confían en usted para ayudarlos a mejorar su salud y sus vidas, y a menudo puede ser impredecible. La ética de trabajo incluye facetas como el profesionalismo, la actitud positiva, el comportamiento y la puntualidad. Valorar estas cosas muestra a los que te rodean que te tomas tu trabajo en serio.

6. Darte cuenta de que no lo sabes todo

A veces puede ser difícil admitir que no sabes la respuesta a una pregunta. Sin embargo, admitir cuando no está seguro, no sabe algo o ha cometido un error es importante. Admitir cuando no sabe algo y tomarse el tiempo para buscar la respuesta no solo lo ayudará a aprender; le permitirá ofrecer una atención aún mejor en el futuro.

7. Confianza en uno mismo

Si bien admitir que hay algo que no sabes es importante, también lo es tener confianza en las habilidades que posees. Tener confianza al trabajar con los clientes los ayudará a sentirse seguros sobre los tratamientos que ofrece e incluso puede afectar los resultados. A veces es fácil sentir falta de confianza en las propias capacidades, pero es importante luchar contra ese síndrome del impostor y reconocer tu propio valor.

8. Flexibilidad

Es raro que dos días se vean iguales cuando se trabaja en cualquier tipo de entorno de atención médica. Un día puede salir tal como lo planeó, mientras que el siguiente trae citas canceladas, ausencias y clientes exigentes que quieren monopolizar su tiempo, a pesar de que está tratando de cumplir con el tiempo asignado para la cita. Ser capaz de ser flexible y aprender a lidiar con los golpes puede ayudarlo a salvarse del estrés y seguir avanzando.

9. Habilidad para manejar el estrés

Se ha demostrado que las personas que trabajan en el cuidado de la salud tienen un mayor riesgo de agotamiento que otras profesiones. Es importante aprender a manejar la presión y desarrollar técnicas para manejar su estrés, porque si no puede cuidar su propia salud, puede ser difícil ayudar a otros a manejar sus propios problemas de salud. Algunos factores importantes para el manejo del estrés incluyen dormir lo suficiente, tener el apoyo social adecuado, comer bien y hacer ejercicio.

10. Una mentalidad positiva

Trabajando en el cuidado de la salud, a menudo ves enfermedades y enfermedades. Como nutriólogo holístico, es posible que las personas acudan a usted en busca de formas dietéticas para tratar las afecciones crónicas. Puede ser fácil desgastarse, especialmente si está viendo casos de personas que nunca se recuperarán por completo de sus enfermedades. Es importante mantenerse positivo y saber que estás haciendo todo lo posible para ayudarlos, de lo contrario, las cosas pueden comenzar a parecer inútiles.