10 habilidades de gestión mejor valoradas

10 habilidades de gestión que son mejor valoradas

Ser gerente es un trabajo difícil, pero ser excelente lo es aún más. Solo considere la variedad de conocimientos y habilidades que se necesitan para lidiar con una variedad de personas, tareas y necesidades comerciales.

Estas son las habilidades mejor calificadas.

1. Construir buenas relaciones laborales con personas de todos los niveles.

La habilidad de gestión más importante es la capacidad de entablar buenas relaciones con las personas en todos los niveles. Por ejemplo, un enfoque para la construcción de relaciones descrito en el libro se centra en crear “conexiones de alta calidad” a través de un compromiso respetuoso.

2. Priorizar las tareas de forma eficaz

Todos tenemos una gran cantidad de cosas que queremos hacer o tenemos que hacer. Las demandas a menudo pueden parecer abrumadoras, tanto para nosotros como para los miembros de nuestro equipo. Por eso, la priorización es la segunda habilidad de gestión más importante.

3. Considerar muchos factores en la toma de decisiones

Todos hemos visto lo malas que pueden ser las decisiones cuando se toman de forma apresurada o cuando las preocupaciones financieras son los únicos criterios que se utilizan. Es por eso que vale la pena utilizar un proceso estructurado y formal para pensar en un problema a fondo, incluido el análisis de riesgos y la exploración de consideraciones éticas.

4. Conocer los principios clave de una buena comunicación.

La gestión se trata de hacer las cosas trabajando con las personas. Puede hacer esto solo si se comunica de manera efectiva. Aquí es donde las 7 C de la comunicación —claras, concisas, concretas, correctas, coherentes, completas, corteses— pueden ayudarlo a transmitir su mensaje con mayor claridad.

5. Comprender las necesidades de las diferentes partes interesadas y comunicarse con ellas de manera adecuada.

A medida que encabeza proyectos más grandes, se vuelve cada vez más importante administrar los diferentes grupos de personas que pueden apoyar o socavar el trabajo que realiza. Aquí es donde es importante desarrollar un buen análisis de las partes interesadas y habilidades de gestión de estas.

6. Reunir a las personas para resolver problemas.

A menudo es tentador intentar resolver los problemas por su cuenta. Pero hay muchas razones por las que vale la pena reunir a un equipo de personas experimentadas. Reunir a las personas para las sesiones de lluvia de ideas es un buen comienzo, pero también vale la pena comprender los procesos estructurados de resolución de problemas, saber cómo facilitar las reuniones y ser hábil en la gestión de la dinámica de grupo.

7. Desarrollar nuevas ideas para solucionar los problemas de los clientes.

Una gran cantidad de productos y servicios se venden ahora en función de las calificaciones y reseñas de los clientes. Para obtener las mejores críticas, debe proporcionar algo que satisfaga las necesidades de los clientes excepcionalmente bien. Enfoques como el pensamiento de diseño y la investigación etnográfica pueden ayudarlo a desarrollar productos altamente satisfactorios, y el mapeo de la experiencia del cliente puede ayudarlo a brindar un viaje satisfactorio al cliente.

8. Cultivar relaciones con los clientes.

La forma de hacer esto depende de si atiende a los mercados de consumidores o comerciales. Cuando se trata de consumidores, obtendrá grandes conocimientos sobre los grupos de clientes al segmentar su mercado y al desarrollar personas de clientes que representen estos diferentes segmentos.

9. Generar confianza dentro de su equipo.

Cuando las personas no confían unas en otras en un equipo, pierden una gran cantidad de tiempo politiqueando. Por el contrario, las personas que forman parte de equipos de confianza trabajan bien y de forma eficiente y pueden ofrecer resultados maravillosos. Para generar confianza, debe predicar con el ejemplo, comunicarse de manera honesta y abierta, conocer a las personas como personas, evitar la culpa y desalentar los comportamientos que violan la confianza.

10. Utilizar la inteligencia emocional.

Todos los gerentes necesitan inteligencia emocional para ser efectivos. Esto significa tener la autoconciencia, el autocontrol, la motivación, la empatía y las habilidades sociales necesarias para comportarse de una manera madura, sabia y empática con las personas que te rodean. Es un placer trabajar con los gerentes emocionalmente inteligentes, por eso atraer y retener a las mejores personas.

Incluso si ya siente que tiene algunas de estas habilidades, sepa que siempre hay más que aprender y los resultados se mostrarán en su liderazgo mejorado. Practíquelos hasta que se vuelvan fáciles y, con el tiempo, no solo obtendrá mejores resultados, obtendrá mejores resultados de su equipo y se destacará como un líder talentoso dentro de su organización.