Birrete colocado sobre dinero

Consejos para ahorrar dinero en la universidad

Aquí tienes consejos para ahorrar dinero y enlaces a descuentos para estudiantes para minimizar los gastos universitarios.

Lleva tu carnet de estudiante a todas partes

Tu carné de estudiante es tu pasaporte a un mundo de descuentos. ¿Quieres ir al cine? Hay un descuento para estudiantes, ¿Quieres ir a algún museo? Hay un descuento para estudiantes

Los restaurantes, el transporte público, las tiendas de electrónica, los acuarios… Casi todos los establecimientos comerciales y los distintos medios para llegar a ellos tienen precios reducidos para los estudiantes. ¡Lo único que tienes que hacer es mostrar tu carnet de estudiante! 

Jovenes en un museo

Dividir los gastos

Casi siempre es más barato para dos personas que ir solo. Si tienes un amigo cercano en la escuela o un compañero de cuarto, considera:

  • Compartir las suscripciones de entretenimiento;
  • Hacer las cenas juntos en lugar de comer por separado;
  • Contratar un plan familiar de telefonía móvil;
  • Comprar un plan de pareja en el gimnasio en lugar de uno individual;
  • Dividir una membresía de algún supermercado 

Por mencionar algunas.

Conseguir un trabajo

Tus estudios universitarios son la prioridad número uno, y un trabajo no debería interferir con ellos. Sin embargo, un trabajo a tiempo parcial por las tardes o los fines de semana podría ser una buena forma de complementar los fondos que tienes ahora sin añadir demasiado a tus responsabilidades.

Elige un trabajo en la universidad que te permita abandonar mentalmente el lugar de trabajo al fichar, como un trabajo en el sector de la alimentación o en el comercio minorista. Un empleo de gran responsabilidad y que te permita trabajar durante tu tiempo personal (por ejemplo, gestión de proyectos) invadirá tus estudios y puede perjudicar tus notas, por eso es primordial elegir alguno que te permita estudiar y trabajar simultaneamente sin descuidar ninguno de los dos. 

Emprende

Aprovecha tus pasiones y puntos fuertes trabajando como autónomo para ganar algo de dinero. ¿Estudias informática? Tal vez te apuntes como ingeniero de software. ¿Te gusta escribir? Apúntate para hacer trabajos puntuales de escritura. ¿Tienes una gran aptitud mecánica? Publica tus servicios de reparación de viviendas en el periódico local.

Y puedes trabajar como autónomo junto a un trabajo a tiempo parcial o como fuente principal de ingresos en la universidad.

Vive en una vivienda barata

Las viviendas baratas no tienen por qué ser necesariamente sin lujos ni incubar un ecosistema diverso de moho. Por lo general, las opciones de vida más baratas incluyen el alojamiento en el campus, como las residencias estudiantiles designadas, en lugar de la vivienda fuera del campus (es decir, conseguir tu propio apartamento). Consigue un compañero de piso siempre que sea posible, o hazte compañero de piso de otra persona.

Pero, ¿la opción más económica de todas? Vivir con tus padres, si tienes la oportunidad.

Jovenes hablando con sus padres

Cocinar en casa 

Vivir de forma barata en la universidad no significa comer fideos instantáneos para el desayuno, el almuerzo y la cena, claro que puedes comer fideos si quieres, por supuesto, pero no es lo más sano o idóneo para rendir lo necesario

Debes limitar el número de veces que eliges comer fuera o pedir comida a domicilio. Aunque ya tienes bastante con los exámenes, los informes, las conferencias, etc., tendrás más en tu plato literalmente si compras comida para tu dormitorio y cocinas tú mismo.

Además, evita ese latte de la cafetería de la plaza comercial o bien de la escolar y prepara tu café en casa.