6 razones por las que la fisioterapia es beneficiosa

¿Cuándo debería ver a un fisioterapeuta?

La mayoría de las personas no están seguras y no creen que alguna vez necesitarán fisioterapia en su vida, aunque se ha demostrado que el adulto promedio a menudo puede beneficiarse de ver a un fisioterapeuta. Cuando se acude a fisioterapia, el objetivo es abordar la causa raíz de la dolencia y llevarla en el camino de la recuperación.

Para lograr esto, los fisioterapeutas diseñan un programa de tratamiento personalizado que tiene como objetivo ayudar a aliviar el dolor de lo que sea que esté lesionado.

Cada caso se trata de manera diferente y, a menudo, el fisioterapeuta debe adaptar el tratamiento, ya que ninguna lesión o tipo de dolor es igual y cada individuo se cura a su manera.

¿Cómo saber que es hora de reservar una cita?

Hay cuatro formas de verificar si el enfoque de “esperar y ver” es apropiado para su condición antes de reservar una cita para una fisioterapia.

  1. Dolor constante y persistente que puede no desaparecer por sí solo, incluso a un nivel bajo de intensidad.
  2. Dolor intenso durante más de 3 días, a pesar de que había pasado la etapa de curación de la inflamación.
  3. Moverse de manera diferente desde la lesión, como caminar, alcanzar, doblar de una manera diferente a la que lo haría.
  4. Dolor fácilmente reproducible con un movimiento específico, lo que podría significar que su lesión ha afectado una parte específica de tu cuerpo

A veces, al posponer las cosas, el daño causado puede volverse permanente. Por lo tanto, si notas un problema o ha sufrido una lesión, presta atención y, si te sigue molestando, busca asistencia médica de inmediato. Por ejemplo, si lo que te molesta es la zona lumbar, debes acudir a un fisioterapeuta. De lo contrario, el dolor podría empeorar y evolucionar hacia un dolor crónico.

No es recomendable retrasar el tratamiento. Cuando se trata de músculos, ligamentos y articulaciones, cuanto más espere para resolver el problema, es probable que empeore. Esto también reduce la probabilidad de que la afección se vuelva permanente o crónica. Más importante aún, al hacer una visita oportuna a un fisioterapeuta, se te informará sobre lo que podría haber causado el problema y cómo puedes prevenirlo en el futuro.

Fisioterapia” según la RAE:

Tratamiento de lesiones, especialmente traumáticas, por medios físicos, como el calor, el frío o el ultrasonido, o por ejercicios, masajes o medios mecánicos.

Cuando decidas acudir a un fisioterapeuta por ese dolor persistente de cuello o en otras zonas del cuerpo, podrás recibir guía y ayuda experta para diagnosticar tu problema y un plan para abordarlo. Tu fisioterapeuta trabajará contigo a través de una combinación de ejercicios terapéuticos, técnicas de tratamiento manual y educación del paciente en este camino hacia la recuperación. Sus consejos serán invaluables para mantenerte en plena forma durante el mayor tiempo posible.

Esperamos que esta información haya sido muy útil para ti, si deseas continuar leyendo más temas como este, no puedes perderte nuestro artículo sobre “¿Cómo funciona realmente la fisioterapia?” ¡Nos leemos pronto!